¿Qué es la Bichectomía y por qué hay gente que elige hacérsela?

El universo de los procedimientos estéticos es muy basto. Debido a la demanda de los pacientes, ya sea para arreglar problemas congénitos, por accidentes o simplemente por gusto personal, hace que diferentes técnicas sean desarrolladas para que estén al alcance de ellos. Y, si bien existen procedimientos mucho más conocidos, hay algunos que están ganando terreno ya sea por moda o necesidad. Una de estas operaciones es la Bichectomía, la cual está siendo solicitada cada vez por más personas.

Esta técnica, tan en auge en el campo de la cirugía estética, implica la extracción de las glándulas de tejido graso ubicadas directamente debajo del pómulo, completamente separada de otros tejidos, mediante una pequeña cantidad de cirugía. Estas glándulas, llamadas “Bolas de Bichat”, no tienen ninguna función específica en el adulto y solo aumentan el volumen de la zona, redondeando así el rostro en función de su tamaño y de la forma del contorno facial de la persona. En los bebés, estas glándulas son más grandes, ya que se cree que tienen ciertas funciones relacionadas con la lactancia. La bola de Bichat representa la cara redonda y elevada de un niño. Pero, a medida que crecen, el tejido graso disminuye gradualmente, lo que hace que sus rostros sean más delgados. Sin embargo, no todos lo reducen de la misma manera, por lo que las personas con contornos más redondeados y huesos mal definidos tienen bolas de Bichat más grandes que las personas con rostros más refinados. Se puede ver más de este procedimiento en el link.

La bichectomía es una intervención adecuada para personas delgadas, de cualquier género, las cuales tienen contornos faciales redondeados y poco claros, sin que necesariamente se deba a un posible caso de obesidad o sobrepeso. También es ideal para aquellos que quieren tener un rostro más anguloso ya que, debido a que se quitan las bolas de Bichat, las mejillas hundidas van a acentuar aún más los huesos de la cara, por lo cual pasará a verse más delgado.

Este tipo de cirugía debe ser realizada por un especialista en intervenciones maxilofaciales, el cual esté entrenado para hacerla correctamente. Se considera que esta es una operación menor, debido a que solo consiste en hacer una simple incisión en el interior de la mejilla y retirando la glándula. Es relativamente simple para un cirujano plástico con experiencia y tiene una duración muy corta (de unos 40 minutos), sin requerir de muchos cuidados posteriores. Eso significa que la persona que se la realiza puede volver a su rutina en muy poco tiempo. A diferencia de una mamoplastia, el resultado de una bichectomía es permanente y modifica la estructura de la cara de quien se la realiza. Si bien hay personas que buscan afinar su rostro, la realidad es que no todas las personas tienen el mismo resultado. Para poder ver una aproximación de cómo será el resultado final, existe software que permite ver cómo quedaría una cara luego de ella. De esa manera, la persona no debe esperar a pasar por el quirófano para saber cómo será su nuevo rostro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *